Motilidad de los espermatozoides

Motilidad de los espermatozoides es vital para la fertilidad. Para lograr su objetivo de fecundar un óvulo, los espermatozoides tienen que nadar con suficiente fuerza para recorrer lo que es, dado su diminuto tamaño, toda una maratón. La naturaleza les ha dotado de una fuente de energía rica en fructosa en el líquido seminal para ayudarles en su camino, pero si los espermatozoides no están lo suficientemente preparados para el trabajo no lo conseguirán.

Por lo tanto, es esencial que haya una buena proporción de espermatozoides sanos y móviles. En los seres humanos, la proporción debe ser de al menos 50%, y si es demasiado baja, se producirá una baja fertilidad o una infertilidad total.

Motilidad de los espermatozoides
Los teléfonos móviles pueden tener un efecto negativo en la motilidad de los espermatozoides

¿Qué tipo de motilidad?

El término "móvil" implica simplemente que los espermatozoides pueden moverse, pero en realidad eso no es suficiente. Para llegar al óvulo tienen que ser capaces de moverse con fuerza hacia delante. Muchos espermatozoides pueden mover la cola, pero no avanzan. Otros van en zig-zag. Y otros no se mueven en absoluto. Sólo los espermatozoides que se mueven hacia delante tienen muchas probabilidades de lograr la fecundación.

Por ello, los científicos clasifican el esperma en cuatro categorías:

  1. Espermatozoides que se mueven hacia delante: nadan con fuerza hacia el óvulo.
  2. Spam en zig-zag: se mueven, pero en curva, en zig-zag o de otra forma poco útil.
  3. Espermatozoides no progresivos: vibran, pero no avanzan.
  4. Espermatozoides no móviles: no se mueven y no pueden alcanzar el óvulo.

Los espermatozoides de la categoría 1 son, obviamente, los que proporcionan al hombre una alta fertilidad, y un varón sano debería producir un gran número de ellos.